Archivo

QUE SIEMPRE ESTÉN PRESENTES LA MEMORIA, LA VERDAD Y LA JUSTICIA

La dictadura cívico militar que se instauró el 24 de marzo de 1976, tuvo por objeto implantar un plan político, económico y social de neto sesgo neoliberal y fue configurando un país regresivo en lo económico y socialmente injusto. Aquel régimen militar buscó destruir toda forma de organización popular, silenciando voces. Estudiantes, militantes, sindicalistas, docentes, intelectuales y trabajadores fueron perseguidos, detenidos, torturados y desaparecidos.

El golpe trató de disciplinar al pueblo argentino destruyendo sus organizaciones sociales, especialmente las sindicales, para dejar a la sociedad inerme e indefensa frente a un modelo de país diseñado para favorecer a un puñado de privilegiados.

Para tales fines, la dictadura instauró un plan sistemático de exterminio a base de cárcel, tortura, desaparición y muerte que se cobró la vida de 30 mil compatriotas.

A casi cuatro décadas de aquel oprobioso golpe de Estado, sigue habiendo quienes quieren un país para una minoría a costa de imponer la lógica del capital por sobre la del trabajo, de maximizar ganancias y relegar a los trabajadores. Grupos hegemónicos que creen que la represión, la discriminación, la no participación, pueden ser maneras eficaces de disciplinar al pueblo.

El proceso político iniciado en 2003, del que nos sentimos partícipes, se ha caracterizado por sus firmes acciones para desarticular el andamiaje neoliberal y para terminar con la impunidad. Por eso pedimos que siempre haya memoria, verdad y justicia, porque la lucha continúa.

SADOP
Sindicato Argentino de Docentes Privados