sadop

NO A UNA REFORMA LABORAL

En estas última semanas, se ha conocido a través de la prensa y también de las declaraciones de funcionarios y ciertos sectores del empresariado, que el Gobierno Nacional volverá a impulsar una REFORMA LABORAL INTEGRAL.

Circula un documento: “Plan Productivo 2020-2023. Relaciones laborales y empleo de calidad”  basado en el Proyecto presentado al Congreso en 2017, sumando otras figuras flexibilizadoras:

  • Se crea la figura trabajadores autónomos económicamente vinculados y se otorgan facilidades para la subcontratación y tercerización, eliminándose la responsabilidad del empleador principal.
  • Se admiten los Convenios por Empresa y no por actividad. Se habilita a que los trabajadores por acuerdo directo con sus empleadores renuncien a sus mejores derechos laborales, fijados por las leyes y los CCT.
  • Se elimina la protección contra el despido (art.14 bis CN) ya que se podrá despedir a un costo muy bajo en razón que el cálculo indemnizatorio no se hará más sobre el sueldo bruto. Se reduce el
  • Se redefine el concepto de salario. Quedarían fuera: SAC,horas extras, comisiones, compensaciones de gastos. Esto afectaría claramente la base de cálculo de las indemnizaciones, perjudicando especialmente a las y los trabajadores con más antigüedad.
  • Se propone crear un “Fondo de Cese Laboral” con los aportes del propio trabajador o trabajadora, que faculta al empleador a no pagar las indemnizaciones de manera directa. Claramente busca que desaparezca la indemnización por despido.
  • Se eliminan las indemnizaciones a favor del trabajador no registrado y las multas por mala o nula registración.
  • Se admiten nuevas modalidades contractuales flexibles y se alarga el período de prueba.
  • Se incorpora la “polivalencia funcional” que posibilita al empleador cambiar las tareas y las condiciones de trabajo en su empresa, más allá de lo establecido por los CCT y/o la propia ley.
  • Se aumenta la duración de la jornada de trabajo y se crea un “Banco de Horas” con cuotas mensuales y/o anuales, que en caso de ser superadas se canjearan por francos compensatorios a lo largo del año. Por lo tanto, desaparecen las horas extras.
  • Se establece un sistema de PASANTIAS sin relación de dependencia, por un plazo de hasta un año.
  • Se admite la fragmentación de las vacaciones por decisión unilateral del empleador y se limitan la cantidad de días de licencia por enfermedad de larga duración.
  • Se habilita el “blanqueo laboral” para que los empleadores regularicen trabajadores no registrados, eliminándose todo tipo de multa y/o infracción.
  • Se propone una nueva modificación en el sistema previsional que busca reducir los montos de los haberes jubilatorios, subir la edad jubilatoria y eliminar los regímenes especiales.

Por todo esto

Creemos importante compartir con nuestros compañeros y compañeras docentes cuáles son los alcances y perjuicios de la reforma integral que se pretende, ya que vamos a sufrir sus consecuencias porque somos trabajadoras y trabajadores en relación de dependencia con los  empleadores del sector educativo de gestión privada.

Tener que negociar directamente con el empleador nuestras condiciones de trabajo en la escuela, nos pondría en un “mano a mano” claramente desventajoso, de  mayor debilidad. Van algunos ejemplos de situaciones posibles…

Las modalidades contractuales flexibles facilitarán a nuestros empleadores el uso de contratos a término, anualizados, interinatos, pasantías, contrato a prueba, todas estas figuras precarizadas inadmisibles en la docencia, que proliferaron en los ´90.

La extensión de los límites de la jornada de trabajo podría consolidar los permanentes intentos de hacernos trabajar más horas en la escuela sin cobrar extras, o concurrir obligatoriamente los fines de semana a convivencias o celebraciones,etc.

La polivalencia funcional habilitaría la inclusión de actividades de cuidado y administrativas, más allá de la específica tarea docente.

Despedir sin indemnizar y fondo de desempleo, volvería más frágil la estabilidad de nuestro trabajo y facilitaria los recambios permanentes de personal.

La reforma previsional , de concretarse, afectaría directamente la jubilación docente porque se busca eliminar los llamados “regímenes especiales”, como así también la desaparición de las cajas provinciales y el aumento de la edad jubilatoria.

Es clarísimo que esto va en contra de nuestra salud y calidad de vida y que también afectará las condiciones de enseñar y aprender.

La propuesta se traduce en mayor precarización y desempleo. Nosotros sabemos que no es cierto que la aplicación de políticas flexibilizadoras traiga aparejado más y mejor trabajo, esto ha quedado definitivamente probado en los años ´90 . Por eso seguiremos defendiendo nuestra dignidad, levantando orgullosamente las banderas de nuestras conquistas junto a todo el movimiento obrero organizado.

LAS Y LOS TRABAJADORES SABEMOS QUE  PARA NOSOTRAS/OS CUANDO SE HABLA DE  “MODERNIZACIÓN” y “BAJAR LOS COSTOS LABORALES” SE ESTA HABLANDO DE REDUCIR NUESTROS DERECHOS.

LUZ MARINA JAUREGUIBERRY

SECRETARIA GREMIAL NACIONAL.

Ciudad de Buenos Aires, 9 de Agosto de 2019.-

Seguinos!