Archivo

DELEGACIÓN PILAR

Por el despido ilegal, arbitrario y discriminatorio efectuado en perjuicio de la Directora del Nivel Primario, el pasado 6 de junio del año en curso; quien se encontraba en uso de licencia médica psiquiátrica. Ocasionada ésta, por una tragedia de orden familiar ocurrida en el año 2013, por la pérdida de su hija, por muerte súbita, de tan sólo 24 años y en su presencia.

Aún transcurriendo esta dolorosa situación, y sin la elaboración del necesario duelo, en el año 2013 la docente sólo utilizó cuatro días de licencia, regresando rápidamente a su  lugar de trabajo, sin que se le formulara hasta ese momento ningún reclamo u objeciones en el desempeño de su tarea, todo lo contrario.

La docente, de amplia trayectoria, demostrada y reconocida capacidad, al retomar su actividad en el año 2014 no se encontraba plenamente recuperada, pero continuaba con el seguimiento terapéutico con muy buenas expectativas. Sin embargo, por su compromiso vocacional e institucional, retomó su función directiva. Es en este contexto, lamentablemente, que la trabajadora lejos de encontrar en su empleador una actitud comprensiva, tolerante y en definitiva humanitaria frente a semejante dolor; sufrió todo tipo de maltratos, violencia moral y psicológica por parte de los propietarios y otras  autoridades del colegio “LOS ÁLAMOS COLLEGE”, consistentes en arbitrarios cambios de tarea, hostigamiento y aislamiento del resto de sus compañeros docentes y padres.

Esto agravó de modo decisivo el estado de salud de la docente, prescribiéndosele una licencia médica por treinta días hasta el 9 de junio del año en curso, licencia que gozó. Antes de su vencimiento y continuando su salud realmente comprometida, el profesional tratante renovó su licencia por treinta días más y en el momento en que el esposo de la docente llevó al establecimiento el respectivo certificado médico (6 de junio), sus autoridades no se lo aceptaron, negándose con evidente mala fe a recibirlo, pues la maniobra ya estaba en marcha.

Como se dijo, el pasado 6 de junio despidieron a la compañera directora, alegando falsa y maliciosamente una “reestructuración del personal jerárquico”, lo que pretende en vano encubrir la única y real causa del despido: la enfermedad de la docente y la negativa a otorgarle la licencia paga conforme tiene legítimo derecho. Desde ese mismo momento, se ha iniciado un intercambio epistolar con el empleador en el que se rechaza el despido y se denuncia esta abusiva e ilegal conducta.

Desde SADOP condenamos este tipo de actos discriminatorios, arbitrarios e ilegales, donde convierten al trabajador en un mero elemento más de la ecuación económica costo-beneficio; violando derechos y principios elementales de orden laboral y asistencia, apartándose incluso de los valores y principios éticos que el propio colegio dice sostener y fomentar, como la tolerancia y la aceptación de la diferencia.

Llevaremos adelante, ante los fueros e instancias pertinentes, todas y cada una las acciones necesarias en defensa de los derechos de la compañera despedida, particularmente en contra de estas prácticas ilegales, abusivas y discriminatorias; violatorias de la dignidad del trabajador.

Trabajamos por una educación de calidad, democrática e inclusiva. Luchamos contra las actitudes patronales que intentan convertir a la educación en una mercancía, a los trabajadores en objetos marginales y, en particular, contra toda estructura de injusticia.